Cómo crear una estrategia de contenidos para un blog (y ganar más clientes todos los meses)

Picture of Alicia Carrasco

Alicia Carrasco

19 de noviembre de 2023

“‘¡Buaaaah, cuántas visitas me han llegado!”

Tu emoción sube como la espuma, tú no paras de crear más y más contenido y ahí no compra ni Peter.

Muchas visitas, pero pocas conversiones.

Y es que el propósito final de un blog no es obtener un trillón de lectores que te visiten todos los días, sino:

Conseguir más clientes (y mejores también).

Esto claro, desemboca en más ventas.

Pero esto solo ocurre si sabes cómo crear una estrategia de contenidos para tu blog.

Y eso es justo lo que te explico en este artículo.

Un proceso paso a paso con un ejemplo para entenderlo todo al dedillo.

Pero además al final te esperan dos consejillos extras que pocos negocios tienen en cuenta y es primordial considerar antes de empezar a crear contenido.

Ahora sí, ¡al turróóóóón!

¿Qué es una estrategia de contenidos para blog?

Una estrategia de contenidos para un blog es un mapa; un plan de cómo vas a alcanzar tus objetivos.

Vas a informar y resolver objeciones de los clientes potenciales con un propósitos claro:

Captar más clientes.

Pero ojo, porque también repercute en nuestra marca personal y hace que nuestra autoridad se eleve para hacernos un huequito entre lo mejorcito del sector.

Y esto provoca un aumento de la confianza por parte de la audiencia y que prefieran comprarte a ti frente a tu competencia.

Maravilloso, ¿no crees?

El problema está en que muchas personas creen que esto está tirao’.

Que esto es coser y cantar.

Y la creación de contenidos no es escribir cuatro artículitos de nada para recibir más visitas y listo.

Aaaaaaays, amigui.

La cosa no funciona así.

Al final, esto genera una frustración por no ver resultados y abandonar el blog en menos que canta un gallo.

La estrategia de contenidos requiere planificación, acción, análisis y medición.

¿Pero sabes cuál es la clave?

Ofrecer lo que necesita cada persona en un momento concreto.

Si me permites te voy a dar un consejo: no crees la estrategia para tu blog de manera independiente.

Me explico.

No funciona como un elemento aislado sino que tiene que estar alineada con los objetivos de tu negocio y el resto de la estrategia de contenidos (es decir, redes sociales, podcast, etc.)

Ojo tampoco es lo mismo que un calendario editorial. Forma parte de la estrategia, pero no es lo mismo.

¿Por qué necesitas diseñar una estrategia de contenidos para tu blog?

Vamos a empezar con un dato.

El 80% de los profesionales de marketing consideraron que su estrategia de contenido seo fue eficaz porque la habían documentado, según un estudio de Semrush.

Y para tener más motivos por los que deberías hacer una estrategia para tu blog, te doy algunas ventajas más:

  • Ganas visibilidad. Tu cliente no es tonto, así que si le proporcionas contenido de calidad que resuelva su problema y mantienes la constancia escribiendo, los lectores vendrán a ti.
  • Atraes a tus clientes potenciales (los güenos): si haces los deberes (pero bien hechos, claro), conseguirás tráfico cualificado. Personas que están dispuestas a comprar tu producto o servicio.
  • Fidelizas a tus clientes:: Si respondes a los comentarios y resuelves sus preguntas con éxito, estás creando una relación de valor. Y un cliente fiel es lo mejor que te puede pasar.
  • Te conviertes en un referente del sector. Si compartes de manera constante contenido útil para tu audiencia, te percibirán como una persona de autoridad en tu campo.

Y no olvides esto: el 68% de las experiencias en línea comienzan con un motor de búsqueda.

Cómo crear una estrategia de contenidos para tu blog paso a paso [Ejemplo]

No podemos iniciar la casa por el tejado.

Si empiezas por el orden inverso, lo más probable es que surjan problemas a futuro, cosa que no queremos por nada del universo.

Pues una estrategia de contenidos también tiene su ruta. Su pasito a pasito (perdona, no quiero meterte ahora a Luis Fonsi ahora en la cabeza).

Necesita unos cimientos sólidos para captar leads y clientes.

Porque esto no va de conseguir visitas a mansalva, sino a las personas correctas. Las que están interesadas y tienen la tarjeta lista para comprar.

Por eso es clave tener en cuenta estos pasos para hacer una estrategia de contenidos para blog:

1. Modelo de negocio

2. Buyer persona

3. Competencia

4. Auditoría

5. Objetivos

6. Keyword research

7. Diseño estrategia

8. Promoción

9. Medición

Veamos uno por uno.

1. Modelo de negocio

El error que veo en el 90% de los blogs es:

No alinear la estrategia de contenidos con el modelo de negocio.

Vamos a ver, alma de cántaro.

¿Qué sentido tiene ponerse a escribir sobre un producto o servicio que no vendes?

Ojo, tampoco me vale que divagues sobre tus reflexiones del sector y mil cosas más.

Igual este punto lo repito a lo largo del artículo, y puedes llamarme pesada (no offense), pero quiero que recuerdes que esto no va de escribir al tuntún.

El propósito único no es conseguir un arsenal de visitas.

Errooooor.

Aumentar la visibilidad es importante, pero tu objetivo final es conseguir suscriptores y ventas.

Y para ello es esencial conocer cuáles son los servicios o productos que vendes y, después, cuáles te dan más money.

Además de esto, si todavía no lo tienes claro, es importante destripar tu producto y saber qué beneficios ofrece a tu cliente potencial y cuál es la transformación, es decir, cómo va a cambiar su situación de A a B.

Y, por supuesto, las famosas objeciones. Porque las tendrá.

Esto debe reflejarse en tu contenido.

Te lo explico mejor con un ejemplo.

Imagina que tienes un curso online de finanzas personales donde enseñas a aumentar el nivel de libertad financiera.

En ese caso, en tu contenido puedes hablar de conceptos o estrategias que contiene tu formación:

  • Cómo gestionar tus finanzas de forma eficaz.
  • Cómo invertir de forma inteligente a largo plazo.
  • Cuáles son los mejores métodos para ahorrar cada mes.

Pero también puedes resolver objeciones de venta cuando lances la campaña.

Por ejemplo, puedes apelar a por qué funciona tu curso aunque no se te den bien los números o las finanzas. También puedes utilizar los casos de éxito para generar confianza.

Y listo.

Así, como que no quiere la cosa, vas reflejando los beneficios de tu producto y resolviendo las posibles objeciones que tienen.

2. Analizar tu buyer persona

Punto crítico.

Esta fase la debes tener superclara. Como anillo al dedo, que diría mi madre.

¿Quién es tu cliente ideal?

No escatimes en tiempo, dedica lo suficiente para conocer:

  • Sus necesidades y puntos de dolor.
  • Motivaciones.
  • Deseos.
  • Objetivos.
  • Nivel de consciencia.
  • Qué espera conseguir de tu servicio.

TODO.

Como si lo hubiese parido tú.

Porque si no resuelves los problemas de tu público objetivo, no tiene sentido crear contenido.

Y bien, si tienes productos que resuelven necesidades distintas, tendrás diferentes tipos de clientes.

Te lo digo porque tendrás que adaptar tu estrategia basándote en esto.

Siguiendo con el ejemplo anterior, puedes tener varios públicos objetivos:

  • Personas asalariadas que buscan un dinero extra.
  • Personas que se van a jubilarse dentro de poco.
  • Inversores iniciados.

Cada uno tiene unas motivaciones y necesidades diferentes.

Por ejemplo, si atacas los puntos de dolor en la introducción, lo enganchará desde el inicio y no podrá parar de leer.

Pero esto no es todo, será más sencillo elegir las temáticas a desarrollar al conocer qué le trae frito entre manos y no le deja dormir.

  • Foros (mi favorita).
  • Reseñas de Google.
  • Webs de la competencia.
  • Comentarios en otros blogs.
  • Amazon (muy útil para productos).
  • Redes sociales (Instagram, Youtube, Twitter,…).

Recuerda: conocer a tu público objetivo es lo que te hará tener éxito en tu negocio.

3. Analiza tu competencia

Ojo, porque también debes conocer qué te diferencia del resto.

Y para ello debes echar un ojo a tu competencia.

Bueno, más bien mirar con lupa todo lo que hacen. Estudia su producto de arriba a abajo y averigua:

  • Qué ofrecen.
  • Qué no tienen.
  • Qué haces igual.
  • Qué tienes tú y la competencia no.

Fíjate también en cómo comunican su mensaje de ventas, cómo destacan los beneficios y puntos de dolor.

Continuamos con el ejemplo anterior.

Imagina que hay otros cursos de finanzas personales, pero tú eres el único que incluye un módulo donde explicas cómo mantener una relación saludable con el dinero a largo plazo.

¡Voilà!

Ahí tienes un punto diferenciador a explotar.

Esto quiere decir que puedes aprovechar a crear contenido para el blog sobre la importancia de mantener una relación saludable con el dinero y dedicar un huequillo del artículo para mencionar que tu curso incluye esta sección.

Next.

4. Auditoría de contenidos: ¿cuál es nuestro punto de partida?

Ahora bien, antes de ponernos a crear nuestra estrategia de contenidos seo, es importante saber de dónde partimos.

Porque si ya tenemos contenido creado y no está posicionando, veamos cuál es el motivo y si podemos hacer algo al respecto.

Por ejemplo, imagina que llevas 2 años publicando contenidos en tu blog.

Primero nos plantearemos lo siguiente:

    • ¿Tienes artículos posicionados en Google? Cuáles están mejor posicionados y cuáles peor.

    • Cómo están planteados estos artículos, ¿responden a la intención de búsqueda del usuario?

    • ¿Podemos rescatar esos contenidos, reescribirlos y optimizarlos?

    • Cuáles son las páginas que reciben más tráfico y las que menos.

    • Cuáles son los artículos que consiguen más suscriptores.

    • Evolución orgánica del proyecto y de la competencia.

    • Autoridad de dominio y número de páginas.

Imagina que tienes artículos posicionados en la segunda página de Google (bueno, ahora es scroll infinito, pero imagina que está en la posición 14) y que tiene posibilidades de pasar a la primera. No es una palabra muy competida y puedes abrirte hueco entre las primeras posiciones.

Esto significa que, poco a poco, la gente vendría a visitarte tu blog, a tu casa.

Siempre será más fácil hacer mejoras en contenido antiguo que ya está posicionado a empezar por el nuevo.

Todo a su debido tiempo.

5. Definir objetivos

Dicho esto, es hora de establecer nuestros objetivos.

¿Hacia dónde queremos ir?

Porque con un blog puedes hacer infinidad de cosas.

Por ejemplo:

    • Potenciar tu visibilidad.

    • Aumentar tu autoridad.

    • Resolver dudas frecuentes.

    • Captar leads para tu embudo de ventas.

    • Activar a tu audiencia en el lanzamiento de un producto/servicio.

Aquí me voy a parar y darte un consejo.

No empieces a definir 59433 objetivos.

Márcate, como mucho, 2 o 3 objetivos que puedas cumplir. Si solo es uno no pasa nada, mejor será alcanzar uno que ninguno.

Supongamos que tu prioridad es aumentar el tráfico de tu blog.

Bien, en ese caso, podríamos trabajar las siguientes tácticas:

    • Mejorar el SEO del blog.

    • Colaborar con otros blogueros.

    • Usar las redes sociales para promocionarte.

    • Escribir en foros, blogs y grupos de redes sociales.

6. Búsqueda de palabras clave

Ya tenemos la meta marcada.

Genial.

Pues es hora de darle chicha al asunto y bajar la estrategia a tierra.

Y el primer paso para ello es hacer un estudio de palabras clave.

Porque uno de los grandísimos errores que cometen el 95% de los blogs es empezar a escribir sobre cualquier temática.

Temáticas que a la gente no le importa un pimiento.

Porque si tu negocio está relacionado con las finanzas personales y de repente me cuentas el día de tu boda. Mmmm… Algo no cuadra.

Por ello es básico realizar un keyword research basado en los productos o servicios que tu vendes. Si no, vaya gracia (siempre teniendo en mente a tu público objetivo, recuerda que es el epicentro de tu negocio).

Truquito: fíjate en el CPC de las palabras clave y si, realizas una búsqueda en Google y te aparecen enlaces promocionados, significa que la gente está interesada en esos términos. Ah, y no olvides buscar en modo incógnito, hazme el favor.

Brainstorming

Comenzamos por las palabras clave semilla.

Es decir, son los temas pilares sobre los que escribirás en tu blog.

Anota tooooodas las palabras relacionadas con tu negocio (productos y/o servicios).

Vamos, lo que conocemos como brainstorming o lluvia de ideas.

En nuestro caso, puede ser algo así:

    • Finanzas personales

    • Fondos indexados

    • Estrategia de inversión

    • Colchón económico

Si introduces estos términos en una herramienta seo o en el propio buscador, verás palabras clave relacionadas como por ejemplo:

    • Cómo mejorar tus finanzas personales.

    • Cómo aprender finanzas personales.

    • Qué son los fondos indexados.

    • ¿Por qué invertir mi dinero?

Pero mucho cuidado con esto.

Porque nos obsesionamos con el seo y a veces nos olvidamos de nuestros lectores.

Y aquí tienes que mantener un equilibrio.

Deben estar contentos los dos, así que no todos los contenidos de tu blog deben focalizarse en Google.

“Pero qué me diseeees, Alicia”.

Como te cuento.

Porque, como ya te adelanté al principio, un blog tiene múltiples funciones. Y una de ellas es reforzar tu autoridad y generar confianza.

Por ello también puedes incluir en tus post artículos como:

    • Casos de éxito de personas que ya compraron tu curso de finanzas personales.

    • Entrevistas a personas que compraron el curso y han conseguido invertir sus ahorros para estar un paso más cerca de la libertad financiera.

Y esto es una bomba para crear confianza en tus suscriptores e, incluso, un recurso buenísimo para usarlo en tu campaña de ventas. Los testimonios valen oro.

Cotillea a tu competencia

A ver.

A todos se nos puede pasar por alto palabras interesantes. Dejarlas en el limbo.

¿Una forma de solucionarlo?

Echando un vistazo a tu competencia.

Analiza cuáles son las palabras clave que está trabajando y a ti también te interesan.

Para ello vas a tener que acudir a una herramienta como Ahrefs o Semrush.

Pero si eres un negocio chiquitito, tienes otras opciones como DinoRank que contempla diferentes planes de precios en función del perfil al que se dirige (y es asequible).

Añade palabras similares

Pero aún tienes una posibilidad más de completar el estudio de palabras claves con términos similares.

De nuevo, tendrás que utilizar una herramienta seo para averiguar cuáles son.

Bueno, pues ahora esto pinta de otra manera.

Ya tienes una base interesante para estudiar.

El siguiente paso es analizar el nivel de competencia de los términos escogidos. Esto te dará pistas y sabrás cuáles puedes atacar ahora (cuando solo te conoce tu madre) y cuáles en un futuro.

Utilices la herramienta que utilices, fíjate en los siguientes puntos:

    • Nivel de dificultad palabra clave (keyword difficulty).

    • Autoridad de dominio de cada resultado.

    • Número de enlaces.

nivel de dificultad de palabras clave en Ahrefs

Y ojito con esto.

Si analizas los 10 primeros resultados de Google y arroja fichas de producto o categorías, no tiene sentido crear un artículo de blog.

búsqueda de palabras clave en Ahrefs

Por eso es tan importante considerar la intención de búsqueda.

7. Diseña tu embudo de ventas

La estrategia para tu blog debe tener un embudo, pero debes conducir a tus lectores hacia aquello que más quieres.

¿Qué buscamos?

“Suscriptoreeeeees”

¿Qué queremos?

«¡Vender todos los meses!»

Aquí están los verdaderos interesados en tu negocio. Los que están dispuestos a sacar la tarjeta si vendes algo.

Y por eso tienes que cuidarlos cuando consigas sus datos.

Aquí te explico el embudo para que el lector pase por cada fase y acabe comprando.

En cada etapa del funnel tenemos que crear un tipo de contenido que le lleve hasta la etapa final del proceso de compra.

Este embudo está estrechamente ligado con los niveles de consciencia de Eugene Schwartz:

    • No sabe que tiene un problema.

    • Es consciente de que tiene un problema.

    • Sabe que existe una solución a su problema.

    • Consciente de que existe tu producto y que eres una opción.

    • Quiere comprar tu producto.

Por tanto, el calendario editorial debe tener en cuenta estas fases.

Vamos a ver cómo hacerlo.

Top of the funnel (Visibilidad)

Es la fase de pleno crecimiento, cuando nadie te conoce.

Bueno, sí, tus amigos que te hacen el favorcillo de promocionarte (ya hablaremos de esto más adelante).

Pero en realidad no te conoce ni Peter.

En esta etapa las personas buscan una solución a su problema.

¿Cómo encuentran información sobre su necesidad o problema?

Por norma general, las consultas contienen las preposiciones: qué, cómo, dónde, quién.

Y para ello, te puedes ayudar de Answer the Public.

Consulta palabra clave en answer the public

En la imagen podemos ver qué consultas hacen los clientes potenciales.

Manteniendo el mismo ejemplo, tenemos:

    • Qué son las finanzas personales.

    • Cómo organizar finanzas personales.

    • Cómo mejorar finanzas personales.

    • Dónde estudiar finanzas personales.

Y esto no te cuesta dinero.

Es gratis.

También puedes hacer uso del generador de palabras clave gratuito de Ahrefs. Tiene un límite, pero puede ayudarte a generar más ideas.

Fíjate en la imagen:

buscador gratuito de Ahrefs

Este tipo de contenido lo trabajaríamos en la primera fase del embudo para pasar de:

Que nos conozca solo nuestra madre a que llamemos la atención de nuestro público objetivo.

Y lo mejor que puedes hacer es crear contenido de calidad para tu blog.

Porque si aterrizan en tu web y el contenido es escaso, se irán a buscar la solución a la competencia y, jamás de los jamases, se unirán a tu lista de suscriptores.

Y no queremos eso.

MOFU (Consideración)

Aquí es el momento en el que tu audiencia valora diferentes opciones para solucionar su problema.

¿Pero qué contenido podemos trabajar en esta fase para el blog?

Bien, podemos empezar por las comparaciones.

Cuando la persona sabe que tiene un problema y descubre las diferentes opciones que le presenta el mercado, quiere saber cuál es la mejor.

Nos mantenemos con el ejemplo anterior y volvemos a usar Answer The Public.

Añadimos una de las palabras clave relacionadas (fondos indexados) y nos vamos directos al apartado de «comparaciones».

Comparaciones en Anser the Public

La información que aparece es la siguiente:

    • Fondos indexados o acciones.

    • Fondos indexados o ETFs.

    • Fondos indexados vs dividendos.

Pero también puedes usar listados.

Por ejemplo:

    • Mejores fondos indexados.

    • Mejores roboadvisors.

Incluso puedes hacer reviews o reseñas de productos determinados.

Por ejemplo, si has utilizado un gestor pasivo concreto, puedes hacer una valoración e, incluso, si esa empresa trabaja la afiliación, tienes la posibilidad de llevarte una comisión recomendando ese producto.

Pero eso te lo cuento mejor en este artículo.

Otra posibilidad es usar la técnica del Content Upgrade. Cuando ya has posicionado el artículo y tienes visibilidad, puedes ofrecer más información a cambio de sus datos.

Me explico.

Si escribes un artículo sobre los errores más cometidos con la gestión del dinero, puedes crear un ebook con otros fallos que no has mencionado en el post y recibir a cambio su correo electrónico.

Al fin y al cabo, lo ideal es conseguir su lead para trabajar la venta a través del email marketing, dando más información de valor y prepararlo para sacar la tarjeta en cualquier momento.

¿Y cuál es el contenido que puedes trabajar para tu lead magnet?

Aquí te doy un amplio listado:

    • Ebook.

    • Checklist.

    • Masterclass.

    • Plantillas.

    • Webinars.

    • Retos.

    • Training.

    • Consulta gratis.

    • Etc.

Recuerda que está en juego tu reputación.

No dejes de dar contenido de calidad.

BOFU (Decisión)

Ojito que te han dejado su correo.

Esto vale oro.

Y tienes que retenerlo a toda costa, porque si tu contenido es una basurilla y no das lo prometido, se irán en menos que canta un gallo.

Entonces aprovecha y dales:

    • Contenido exclusivo.

    • Testimonios de gente que ya compró tu producto/servicio.

    • Recomienda productos o herramientas que te han ayudado a ti.

    • Aprovecha para preguntar sobre “x”.

Y una vez que te hayan comprado, tienes que fidelizarlos. Puedes ofrecer productos complementarios, mentorías, ofertas VIP, membresía, etc.

Esa confianza hará que aumente tus probabilidades de vender lo que sea.

8. Promoción

La promoción de los contenidos también es una pieza clave de la estrategia.

Y aquí no solo vale con optimizar tus contenidos y listo.

Nanai de la china (como diría mi madre).

Si haces un buen SEO claro que te llegarán visitas cualificadas, pero no va a ser de la noche a la mañana. Lleva su tiempo.

Porque la realidad es la siguiente:

No te conoce nadie.

Y si quieres llegar a tu público objetivo y que se conviertan en clientes, debes promocionar tu contenido. Ojo, no en cualquier parte.

“Alicia, ¿entonces qué leches hago?”

Vamos a moverlos por varios canales, y aquí te cuento cuáles puedes usar:

    • Guest blogging (lo que se conoce como artículo de invitado)

    • Comprar enlaces

    • Redes sociales

    • Foros

Tip extra: te aconsejo que al mismo tiempo construyas tu lista de suscriptores y sigas interactuando con tus lectores. Recuerda que te han dado su email porque les interesa tu contenido. Aquí puedes compartir tus artículos y, lo mejor, trabajar la venta por este canal.

Recuerda que no solo existen las redes sociales para promocionarse. Hay vida más allá de estos canales.

Guest Blogging

¿Por qué no conectar con blogs que están bien posicionados y tienen una audiencia interesante?

Eso es lo que puedes hacer con el guest blogging.

Consiste en escribir un artículo como invitado en otros blogs para ganar visibilidad.

Pero además te permite trabajar tu propia marca y construir tu autoridad poco a poco.

Y aquí te va otro tip: no te vayas a cualquier blog.

Ve a los que tengan un volumen de visitas notorio y una autoridad de dominio elevada.

Puedes ayudarte de SimilarWeb para comprobar estos datos, pero si tienes una herramienta como Ahrefs, será más preciso.

Mira así lo hago yo con Super Writer Magazine.

post autor invitado en SuperWriter Magazine

Compra de enlaces

También puedes comprar enlaces en plataformas.

Pero no abuses.

Como dice el refrán: todo es mejor en pequeñas dosis.

Redes Sociales

El medio por excelencia para promocionar el contenido.

Pero no caigas en la trampa.

No consiste en abrir una cuenta en cada una de las plataformas (un error muy común y que yo misma cometí con mi primer blog).

Dirígete a la plataforma qué mejor se adapte a tu temática y los intereses de tu público.

Piensa que te quita mucho tiempo. No dejes de crear buen contenido.

Otra recomendación que te doy es crear alianzas con personas de tu sector y participar en comunidades que tienen relación con tu temática.

La finalidad es promocionar, no pasarte las horas perdidas en estas plataformas.

Publicidad

Otra de las posibilidades es invertir en publicidad.

Segmenta a qué tipo de personas quieres llegar y mostrar tus anuncios.

Si se realiza de la manera adecuada, puedes conseguir visibilidad con rapidez.

Por ello es importante dirigirse a los clientes dispuestos a comprar, lo que llamamos tráfico cualificado.

9. Construye tu calendario editorial

Bueno, ya tenemos todo el tinglao montado.

Ahora, para tenerlo todo en orden y empezar con nuestra estrategia, vamos a plasmarlo en nuestro calendario editorial.

Para que me entiendas, es como el panel de control donde accedes una vista panorámica de todo el proceso a trabajar.

Un documento donde añadir:

    • Contenido a publicar.

    • Cuándo (hablemos de fechas).

    • El objetivo (visibilidad, leads, autoridad, etc.).

    • Estado del artículo (en progreso, maquetado, publicado, etc)

    • Notas específicas sobre el contenido que tenemos que considerar.

Para mí estos son los puntos clave.

No hay un calendario universal para todo el mundo. Cada uno puede añadir lo que más le convenga.

Aquí también entra en juego la dimensión de la organización, donde hay varias personas involucradas con la creación de contenido.

Imagina que en tu equipo también tienes el diseñador gráfico y la persona que trabaja los vídeos.

En ese caso, te será más fácil organizar el flujo de trabajo.

Porque si no mantienes esta organización, es fácil caer en el olvido y que el contenido no se acabe publicando, hasta que lo abandones por completo.

10. Mide los resultados

Es la asignatura pendiente de muchos negocios.

A ver.

Como vamos a saber si es rentable nuestro blog si no medimos los resultados.

Y medirlos bien.

No chapuzas, por favor.

Hablamos de métricas como:

    • Cuál es la posición en Google.

    • Número de clics que reciben .

    • Conversiones.

    • Visitas.

Nuestro objetivo final es conseguir clientes.

Aquí no vale ganar muchísimas visitas si no nos comemos ni un carajo.

Medir la conversión es esencial y nos dirá si los contenidos están consiguiendo atraer leads.

Una vez que los tienes en tu lista, es momento de convertirlos en clientes.

Y para ello te puedes ayudar de una secuencia de emails.

Bonus extra 1: La comunicación de tu marca

Pocos negocios tienen en cuenta este punto.

Y tiene un valor diferencial brutal.

Debes tener claro cómo comunicar tu marca.

Porque tu marca eres tú. Refleja tu forma de ser, personalidad, cómo escribes, qué despiertas en la persona que te está leyendo.

Mira.

Te voy a poner un caso que me ocurre a menudo (igual a ti también).

YouTube es uno de mis canales preferidos. En esta plataforma hay creadores de contenido que sigo desde hace años y que no solo me atraen por lo que enseñan, sino por su forma de comunicar. Su carácter, su carisma.

Porque si no me conquista su manera de expresarse, por mucho que el contenido sea de lo mejorcito, me voy a pirar.

¿Cómo hacerlo?

Bueno, aquí te doy algunos truquitos para saber por dónde empezar:

    • Tu tono comunicativo: ¿es informal? ¿es directo? ¿es cercano?

    • Expresiones que sueles utilizar. Oye, puede ser que este ejercicio te cueste un poquito más de la cuenta, pero mi consejo es es que recurras a las personas que te conocen, ya verás que tienen mucho qué decir.

Por último, fíjate también en marcas que destacan por su forma de comunicar y analízalas de arriba a abajo.

Bonus extra 2: valora cuáles son tus recursos

Quiero que te lo grabes a fuego.

Está muy bien querer publicar tres artículos a la semana.

Pero la pregunta está en:

¿Tienes el tiempo suficiente?

¿Y el equipo necesario para mantener esa constancia?

Es cierto que en los inicios es recomendable mantener una frecuencia mayor de publicación.

Pero lo más importante es ser realista con uno mismo.

Y si no tienes el tiempo necesario para escribir tres post por semana, haz uno al mes. No pasa nada.

Primero tienes que crear ese hábito y, luego, ya podrás aumentar la frecuencia de publicación.

Te lo digo porque muchos abandonan a la primera de cambio.

El talento no vale nada si no eres una persona constante y disciplinada.

¿Tienes claro cómo hacer una estrategia de contenidos seo para tu blog?

Te doy la enhorabuena.

Has aguantado de una sola pieza la chapa que te acabo de dar.

Pero si has llegado hasta aquí, verás que hacer una estrategia de contenidos para un blog no es moco de pavo.

Si no te marcas unos objetivos, vas a ciegas.

Escribir por escribir solo te hará perder el tiempo.

Y aquí te puedo marcar la ruta para que lo hagas por tu cuenta.

Por medio de mis consultorías.

Donde puedes preguntar tooooodo lo que quieras. 90 minutos para ti, consultas ilimitadas por email durante 15 días y la sesión grabada.

O delegues toda el blog en mis manos.

Así te aseguras una estrategia de contenidos sólida y rentable que consiga captar más clientes, mientras dedicas tu tiempo hacia otras áreas del negocio.

La decisión es tuya.

Ya solo me queda decirte que si tienes cualquier duda, te espero en comentarios para seguir dándote un poco la chapita jiji.

Te leo abajo.

Aquí te apuntas a la newsletter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *